La Escuela


La Escuela de Esgrima Histórica de Madrid nace en el año 2002 por el interés que su fundador, Alberto Bomprezzi, tenía por el estudio de la esgrima con espadas reales y que el Deporte de la Esgrima, por su propia naturaleza no podía satisfacer.

Alberto, el la Sala Pacheco, en el año 2008.

Alberto, el la Sala Pacheco, en el año 2008.

Por eso es una escuela con una neta especialización: la enseñanza de la Esgrima como Arte de la Espada, como disciplina marcial occidental nacida de la necesidad de autodefensa, pero también como forma de expresión personal, como vivencia interior, no como Deporte de competición, ni como actividad escénica y teatral.

La Escuela recupera por ello el estudio de la espada en sus diferentes formas, y enfoca su enseñanza no en único tipo, sino a una variedad de tipologías que permiten al alumno aprender con un único método a usar una gran variedad de espadas, empezando por armas medievales hasta llegar a las armas más modernas como el sable o el espadín.

Saludo de grupo en una exhibición.

Saludo de grupo en una exhibición.

La enseñanza que se propone es una actividad que al tiempo que recupera la práctica histórica, lo hace de forma segura, realista, efectiva y accesible a todos, adaptada a las necesidades y exigencias del siglo XXI.

El método que se usa se basa en el que desarrolló en el siglo XVII D. Luis Pacheco de Narváez, Maestro Mayor y del Rey en los reinos de Felipe IV, conocido como la Verdadera Destreza de las Armas. Dicho método, estuvo en el olvido durante cuatrocientos años hasta que el Maestro Alberto Bomprezzi lo reintrodujo en la sala de Madrid y luego lo convirtió en el método de referencia de la Asociación Española de Esgrima Antigua y que es conocido como la Verdadera Destreza de las Armas.